La verdad sobre el Ébola

La verdad sobre el Ébola

Tras el drama que se ha desatado por la crisis del virus del ébola en Africa, muchos son los ríos de tinta que se están corriendo sobre el mismo. Pero no debemos dejarnos influir por el pánico y sobretodo por las falsas creencias sobre el mismo.

El virus del ebola no se contagia por el aire, el agua o la piel, se contagia por el contacto entre fluidos corporales de un infectado con mucosas de otra no infectada, tipo sangre, sudor, orina, saliva o esperma con boca, nariz, orejas, zona genital o herida.

Los mitos y los rumores sobre el brote de ébola en África Occidental dificultan la labor de los médicos y provocan en ocasiones pánico innecesario en todo el mundo. En este artículo, refutamos algunas de las falsas creencias que más se oyen estos días sobre el virus.

También existe una teoría conspirativa sobre la posibilidad de que lo hayan llevado los médicos internacionales a África, pero no es cierto, ya que el principal motivo de propagación del virus es por las deficiencias del sistema sanitario africano. Los protocolos de higiene son clave para evitar el contagio.  Del mismo modo la psicosis sobre si las personas aunque lo hayan superado pueden contagiarlo, es falsa. Solo las personas con síntomas, es decir, fiebre, dolores de cabeza y vomitos lo pueden pasar.

Como el ébola es un virus, no una bacteria, no puede curarse con antibióticos. De hecho no hay ninguna vacuna para el virus de momento, salvo el suero experimental que se ha demostrado sirve en dos personas. La muerte por ébola suele darse por un fallo multiorganico provocado porque el virus provoca hemorragias internas extremas, al tiempo que dificulta la cicatrización, lo cual complica mucho cada herida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *